LG G5, el primer móvil modular

LG ha presentado su LG G5 en el MWC, el primer móvil con tecnología modular de la historia de la marca que llega con cámara dual.

El LG G5 es un smartphone muy manejable que no se hace ni grande ni pesado en la mano. Con una extremidad su uso es bastante cómodo mientras no haya que mover la barra de notificaciones.

El frontal es liso, a excepción de la zona superior con una curvatura que le aporta carácter (desgraciadamente, nada más). Al agarrarlo, el contorno da la sensación de que podía estar mejor acabado, arañando ligeramente en el bisel inferior del aluminio.

Construcción unibody con una tapa inferior que se extrae con ayuda de un botón en el lateral, ésta es la seña de identidad a nivel de diseño del LG G5.

Los botones cambian en el LG G5 después de tres generaciones de la gama G. Ahora los posicionaron de manera diferente. El botón de encendido sigue en el mismo sitio y con lector de huellas, como el LG V10. Aunque sin necesidad de pulsar el botón: posar el dedo y listo. Eso sí: el “click” del botón de encendido no transmite sensación de firmeza.

La pantalla está a un alto nivel, el brillo automático no

5,3 pulgadas de pantalla LCD IPS con tecnología Quantum Display que proporcionan alta calidad de imagen, colores bastante naturales y figuras detalladas con gran sensación de nitidez. La resolución QHD es ya habitual en lo más alto del catálogo de LG, por lo que no ofrece mucha novedad (su consumo parece ser más ajustado). Lo que sí que es nuevo es la función “Always ON” que permite mantener la hora y notificaciones siempre en pantalla.

Prestaciones excelentes con el hardware puntero de este año

Debía tenerlo integrado y esta vez a LG no se le pasó la oportunidad: el G5 llega con el Snapdragon más potente del año. Qualcomm Snapdragon 820 para el corazón del teléfono con GPU Adreno 530. Rematando con 4 GB de memoria RAM DDR4 y 32 GB de almacenamiento interno con 8,63 GB ocupados por el sistema. Dispone de bandeja SIM en la que se puede insertar una SD Card de hasta 2 TB. La interfaz UX de LG es algo más pesada en esta versión, pero se muestra resuelta y sin que afecte al sistema.

Como es lógico teniendo lo mejor en multiprocesadores latiendo bajo el cristal y aluminio del smartphone, los juegos funcionan de igual manera que el resto de software: arranca lo último en gráficos y no hay título que se le resista. La pantalla es del tamaño ideal para la mayor parte de juegos ofreciendo una calidad excelente de visión.

El sonido es de buena calidad con los auriculares y también mediante el altavoz trasero, aunque con un problema: a pesar de que el volumen alto es más que suficiente (no esperéis un volumen exagerado), el sonido distorsiona a partir del 80 % más o menos.

Sensor de huellas, un gran paso dentro de LG

El LG G5 es el segundo smartphone de la casa que viene con sensor de huellas incorporado después del LG V10, y lo cierto es que la evolución se nota.

La gestión de la autonomía es muy buena, pero la batería se queda corta

He de decir que el gasto del LG G5 me sorprendió los primeros días: a pesar de que la batería en sí es contenida, el móvil hace una buena gestión de ella. De hecho, creo que es el dispositivo con Android Marshmallow que un mejor uso hace de Doze, por lo que estoy seguro de que es obra del Snapdragon 820 además de influir la propia optimización de LG.

¿Módulos o expansiones?

“LG G5, el primer smartphone modular”. Éste es el lema publicitario del smartphone protagonista de este análisis, una afirmación que es más aspiración que realidad.

Los módulos del LG G5 son una muy buena idea que se podría ejecutar mejor.

El LG G5 está muy lejos de los famosos móviles modulares que se nos vienen a la cabeza al escuchar el término, pero es una buena aproximación. Como ventajas estarían las posibilidades de expandir las funciones del smartphone, de cambiar la batería, ampliar la autonomía del móvil o cambiar la tapa inferior en el caso de que se rompa, por poner ejemplos. Y como inconvenientes están los precios de los famosos Amigos o Friends, su utilidad y la vida que pueda darle el dueño a estas expansiones más allá del propio G5.

Con el LG G5 he podido probar dos de esos famosos Friends o Amigos: la 360 Cam y el Cam Plus. Sólo el segundo es un módulo estricto, con una orientación clara a mejorar la fotografía: una vez adaptada la batería al Cam Plus e insertado el pack dentro del LG G5, dispondremos de 1200 mAh de batería extras y de botones que mejoran la toma de fotografía.

El módulo en sí es cómodo para fotografiar, pero no para llevarlo en el bolsillo. El agarre es muy bueno y el botón de disparo facilita el enfoque y posterior toma, pero tiene un inconveniente siempre enfoca al centro por más que marquemos otro punto en pantalla.

El Cam Plus va de perlas si salimos a fotografiar, pero es molesto para usarlo en el día a día.

Cambiar un módulo es muy sencillo: se pulsa el botón del costado inferior izquierdo, se extrae la tapa y listo.

Las cámaras están a un nivel muy alto a pesar de la competencia

No es normal que un móvil tenga tres cámaras, aunque habrá que irse acostumbrando: multiplicar el número de cámaras en los smartphones es tendencia. LG V10, Honor 6 Plus, Huawei Ascend P9, LG G5, Son ya unos cuantos los candidatos a alzarse con el primer premio en la categoría de doble cámara, aunque LG apuesta por una funcionalidad diferente: ofrecer distintos ángulos de captura para ampliar las opciones de fotografiado.

La cámara gran angular del LG G5 es una delicia: acabas fotografiando sólo con ella.

Lente normal con un ángulo de 75º y otra lente gran angular con 135º, ambas integradas en el bloque de captura rompiendo el diseño posterior. El sensor de cámara principal es de 16 megapíxeles con apertura f/1.8; el gran angular apuesta por una apertura f/2.0 con un tamaño final de las imágenes de 8 megapíxeles. No pueden funcionar de manera conjunta: o activamos uno o usamos el otro.

El modo de vídeo tampoco se deja a la ligera estando también a un gran nivel. Sobre todo apoyado por el estabilizador de imagen y por la opción de grabar con el gran angular para así tomar toda la riqueza del escenario. 4K y 1080p a 30 fps (no se puede cambiar) con opción a 16:9, 4:3 y 1:1. La calidad resultante es excelente, aunque el auto enfoque se muestra demasiado activo en ocasiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *