La empresa del ya merito

 

Sistema de transporte colectivo de la zona metropolitana, es lo que significa SISTECOZOME cuando se creo era quizá uno de los proyectos más rentables para nuestra ciudad, la ruta Zapopan – Tlaquepaque y Panteón Nuevo – Plaza del Sol no tenían competencia, se diferenciaban por el color marrón oscuro para la primera y un azul fuerte para la segunda, ambas rutas coincidían en el túnel de la avenida del Federalismo con apenas 5 estaciones subterráneas y 2 en superficie, División del Norte y Washington por donde ingresaban o salían aquellas moles blancas conectadas a cables de más de 450 volts, mi papá fue de los pioneros de esa empresa siendo el empleado 086 como operador de uno de ellos, por eso es que conocí las entrañas de la empresa por dentro y por fuera.

 

Años después yo también fui empleado, mi labor constaba de cerciorarme que cada unidad que fuera a circular no tuviera daños físicos, puertas en funcionamiento, luces de frenos, direccionales, espejos, claxon, en fin lo necesario para prestar un servicio óptimo, el primer trolebús que salía del depósito principal era a las 4:40 de la mañana para llegar a la terminal y comenzar a funcionar a las 5 en punto, en teoría todo suena perfecto, excepto que el control de calidad nunca cumplía con los estándares y ni qué decir de los altos mandos siempre deficientes y muchas veces vividores, la empresa se ha caracterizado por ser un trampolín político, uno de sus directores, por cierto con muchas rencillas sindicales fue diputado local y federal, alcalde, gobernador y hasta secretario de gobernación, señal que la plaza dejaba al menos buenos dividendos, en sus años mozos se pretendía que ellos fueran los administradores del tren ligero, afortunadamente perdieron en la mesa la negociación con un director interino que estuvo al frente para esos días, no imagino lo que hubiera sido tal desgracia.

 

Hoy ya hay nuevos trolebuses, solo que no están siendo integrados al prehistórico parque vehicular (y reciclado del extinto DF) de Sistecozome, aún a pesar de los reclamos espero no se los den, porque de tener todo para el éxito, es una paraestatal que da más pena que glorias y si ya dieron un paso para mejorar el transporte que le urge a esta metrópoli, mejor que sea para bien y no para engordar bolsillos como parece ser la misma historia de siempre.

 

Osvaldomonos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *