Karime Macias controlaba las decisiones de medios en Veracruz

La ex presidenta del DIF en veracruz pedia de reembolso a los medios entre un 10 a un 30 por ciento del contrato para ellas

La ex primera dama de Veracruz, Karime Macías de Duarte y su prima hermana, Brenda Tubilla Macías, monopolizaron el control informativo y comercial de eventos de alto standing, durante la administración de Javier Duarte de Ochoa.

En la investigación contra el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada, el ex secretario de seguridad pública, Arturo Bermúdez Zurita, confirmó que Karime Macías era el “cerebro de las Operaciones” detrás de Duarte.

El Carnaval de Veracruz, las Fiestas de La Candelaria, los Informes de Gobernador, Cumbre Tajín, Juegos Centroamericanos y del Caribe y el Festival de la Salsa, fueron los eventos que allegaron recursos a las primas Macías, revelan correos electrónicos en poder de Aristegui Noticias.

Autoridades que realizan investigaciones en la relación de las Macías con medios de comunicación, estiman que el retorno de las cadenas nacionales e internacionales pudiera ser de al menos 400 millones de pesos por conceptos de coberturas, reportajes, eventos, transmisión, producción y comercialización de los mismos.

Las declaraciones de Bermúdez Zurita sólo confirmaron de manera oficial ante los investigadores, que los negocios en los medios los hacía “La Señora”.

En su investigación la Procuraduría General de la República (PGR), presentó como datos de prueba algunas declaraciones, entre ellas las de Bermúdez Zurita y José Juan Janeiro, en la que se involucra de forma directa a la aún esposa de Duarte de Ochoa.

Macías Tubilla es señalada por Bermúdez Zurita como quien encabezaba reuniones de gabinete, daba instrucciones a los funcionarios y establecía la estrategia de Comunicación Social de la administración estatal.

En su testimonio rendido el 13 de diciembre de 2016 ante la PGR, el ex funcionario confirmó a las autoridades federales que Karime Macías ordenó en su momento a la Secretaría de Finanzas hacerse cargo de los pagos a medios de comunicación.

“Karime en tres ocasiones convocó a reunión para acordar cómo comunicar las acciones y logros de gobierno. Comunicó que la Secretaría de Finanzas pagara gastos de comunicación a los medios, pero en realidad se pagaron a empresas fachadas”, señaló el ex secretario de seguridad pública de Duarte de Ochoa.

En la audiencia de control de Duarte de Ochoa del sábado 22 de julio, los fiscales de la PGR citaron que Bermúdez en sus declaraciones, manifestó que se opuso a la orden de canalizar en la Secretaría de Finanzas los recursos federales que recibía la SSP, con el propósito de que fueran usados para pagar proveedores diversos.

“Le presenté mi renuncia a Duarte y éste me dijo: ‘No te vas, llegaste conmigo y te vas conmigo, o atente a las consecuencias“‘, indicó el mando policial.

Las declaraciones confirman las operaciones que Karime Macías y Brenda Tubilla realizaban desde el Sistema de Desarrollo Integral para la Familia (DIF), dónde la segunda era Directora de Programas Especiales.

La mecánica, según revelan correos electrónicos personales, era contratar productoras independientes que tuvieran relación con las altas esferas de las cadenas de televisión nacionales e internacionales.

Una vez hecho esto, Brenda Tubilla autorizaba pagos con personal de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) y ordenaba literalmente desde el DIF, que se les pagara a las empresas, previo acuerdo de retornarle, en efectivo entre un 10 y un 30 por ciento de los pagos totales.

Brenda Tubilla y Karime Macías se valieron de coberturas, promoción, publicidad y la comercialización de eventos con grandes ingresos, como el Carnaval de Veracruz, para cerrar contratos que las beneficiarían de manera personal.

Como ejemplo claro está la Cumbre Tajín, que en la administración duartista tuvo como productora general a Tubilla, quien desde el DIF podía decidir qué grupos y artistas contratar.

Tras los huracanes Karl y Mathew en el año 2010, algunas zonas de Veracruz quedaron devastadas, por lo que desde la administración de Duarte y bajo el consejo de Karime Macías y Brenda Tubilla, se determinó reactivar el turismo en las zonas turísticas como Tlacotalpan y Papantla, sede de la Cumbre Tajín.

El Gobierno del Estado destinó en el 2011 alrededor de 100 millones de pesos para las Fiestas de La Candelaria en Tlacotalpan, otros 100 para Cumbre Tajín y al menos la misma cifra para el Carnaval de Veracruz.

En todos los eventos, Brenda Tubilla tomaba las decisiones sobre a qué empresas contratrar para el armado de los espectáculos y eventos.

Una vez que los eventos resultaron un éxito comercial completo, la administración del DIF de Karime Macías, tomó control total de los mismos y contrató a productores independientes, quienes transmitían por cadenas nacionales e internacionales los eventos o las coberturas de los mismos.

Las productoras independientes cotizaban un sobreprecio al Gobierno de Veracruz, pagaban el precio comercial a las cadenas nacionales e internacionales, retenían sus utilidades y retornaban a Tubilla y Macías los porcentajes pactados por los servicios.



Karime Macías, sin responsabilidades por no ser funcionaria: Fiscal de Veracruz

Jorge Wickler Ortiz, fiscal general de Veracruz, afirmó que no se puede fincar responsabilidad penal contra Karime Macías, esposa Javier Duarte, debido a que no era funcionaria pública durante su gestión.

En el estado de Veracruz, un funcionario que se enriquece de manera desproporcional sus ingresos puede ser juzgada por el delito de enriquecimiento ilícito. La señora Karime Macías no fue funcionaria pública, su cargo era simplemente honorario”, aseguró.

Indicó que a la esposa de Duarte solamente se le sigue una investigación, pero por parte de la Procuraduría General de la República (PGR).

Sobre Xóchitl Tress, presunta amante del ex gobernador veracruzano, señaló que “ella ingresa en el mes de marzo como funcionaria pública y durante su cargo -que duró nueve meses- tuvo ingresos no mayores a 700 mil pesos y durante esos mismos meses incrementó sus ingresos con compras directas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *