Ni seguro ni popular

Debido a la deuda pública de los municipios

 Quimera Jalisco | Armando Esquivel

Sin atención médica los beneficiarios del Seguro Popular, al menos para los que viven en Tlajomulco, Zapopan y Guadalajara, ya que los municipios argumentan que la dependencia no quiere pagarles, esto se ha convertido en todo un viacrucis para las personas más necesitadas que son quienes requieren de los apoyos médicos, pero esto al parecer a las autoridades no les importa mucho.

En noviembre del año 2015,  el ayuntamiento de Guadalajara dejó de prestar los beneficios del Seguro Popular, esto ante una deuda estimada de 54 millones de pesos, por lo que las Cruz Verde cobran a los beneficiarios.

En el mismo noviembre del 2015 Tlajomulco se sumó a Guadalajara al dejar de brindar el servicio debido a una deuda de 95 millones de pesos al municipio desde enero 2014, de los cuales solo se le han pagado 10 millones.  Por lo que se afectan los servicios de consulta externa, laboratorio de análisis clínicos, imagenología, atención de vigencias, entre otros. Los pobladores de este municipio fueron los más afectados, debido a que les es difícil trasladarse hasta el hospital civil, donde aún se acepta a los beneficiarios del Seguro Popular.

A finales del 2015, el ayuntamiento de Zapopan estaba convencido de que el Seguro Popular les pagaría, inclusive la coordinación de servicios médicos de Zapopan aseguraba que ya se encontraban en pláticas con la dependencia para analizar el cómo se cubriría el adeudo y hasta se hablaba de un voto de confianza, pero al parecer esto no pasó. El 04 de enero, el presidente de Zapopan, Pablo Lemus Navarro anunció que por la vía jurídica buscaría que el Seguro Popular les pague la cantidad de 263 millones de pesos, y mientras tanto, desde el primero de enero el Hospitalito y Cruz Verde ya no prestan el beneficio.

Quien también le entró al tema fue el director de hospitales civiles, En diciembre del 2014, Héctor Raúl Pérez Gómez, director de hospitales civiles de Guadalajara hacía el llamado al Seguro popular a cubrir su deuda por 540 millones de pesos, amenazando con ya no otorgar el servicio. Pero parece que desde arriba alguien le dijo a Pérez Gómez que estaba hablando de más, ya que en enero de este año cambió de opinión, argumentando que ya se están entablando pláticas para que se cubra el adeudo.

El argumento del Seguro Popular en Jalisco, a cargo de Antonio Cruces Mada, es  que el municipio no se acreditó ni actualizó para poder pertenecer a la oferta, y mientras tanto quien paga es el ciudadano que no puede gozar del beneficio que tanto presumen las autoridades, dejando una institución que no es ni segura ni popular.

Cruces Mada, pese a tener toda esta problemática y no dar resultados claros al frente del Seguro Popular, se queda en el cargo, ya que al parecer es uno de los intocables al ser íntimo amigo del Gobernador, Jorge Aristóteles Sandoval.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *