Más rastros TIF en Jalisco

Quimera Jalisco | Laura González

 

Con el objetivo de mejorar la calidad de los productos y darles valor agregado, las autoridades se han preocupado en mejorar los esquemas que pudieran, además de producir buena carne, atraer altas ganancias a los ganaderos del Estado pues se amplían los mercados de exportación y costos, consideró el Director de Planeación de la Secretaría de Desarrollo Rural (SEDER), Gustavo Jiménez Aguayo.

 

Los modelos de sacrificio y comercialización de la carne de bovino, porcino y aves han ido evolucionando poco a poco y mejorando los procesos de sanidad e inocuidad sobre todo en los rastros de Tipo de Inspección Federal (TIF) del interior del Estado y algunos de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

 

 

“Todos los cortes que vemos en cualquier centro comercial tiene una sello de certificación tipo TIF, eso garantiza que tiene calidad la carne. En Jalisco no había ningun rastro de bovinos-carne con estas características. El hecho que la carne cuente con dicho sello inmediatamente incrementa el precio en un 25 o 30 por ciento comparado con los que no se sacrifican ahí”, indicó.

 

Refirió que durante el 2016 la SEDER planea crear y aperturar cuatro nuevos rastros tipo TIF en el estado. Estos se prevé estarán ubicados en los municipios de Unión de Tula, Tomatlán, Ixtlahuacan de los Membrillos y Tonalá.

 

“Estos cuatro se sumarán a los rastros que ya se tienen que son seis que estos mismos se apoyaron en la actual administración para su apertura como son el de Arandas, San Cristóbal de la Barranca, Zapotlán el Grande, Lagos de Moreno y unos que se hizo con inversión privada”, refirió.

 

En Jalisco, el único rastro que ya sacrifica cabezas de ganado con la certificación TIF es el inmueble ubicado en el municipio de Arandas, que tiene una producción de 470 cabezas de bovinos y 510 cabezas de porcinos, por turno. Esto representa ingresos por 580 millones de pesos en una de las zonas con más cantidad de bovinos, pues se encuentra en la zona altos del Estado.

 

Tipo de Inspección Federal (TIF)

 

El sistema TIF minimiza el riesgo de que los productos y subproductos cárnicos puedan representar una fuente de zoonosis o diseminadores de enfermedades a otros animales, disminuyendo la afectación a la salud pública, la salud animal, la economía y el abasto nacional.

 

En 2015 el Gobierno del Estado invirtió 140 millones de pesos en procesos de sanidad animal. Y para este año se proyectan 156 millones de pesos.

 

La expectativa es que al finalizar el 2018, Jalisco se posicione como la entidad con mayor cantidad de rastros que sacrifiquen animales bajo estos criterios de calidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *