Ciclismo, siempre con el enemigo en casa

ESCAPADA

En la opinión de

Francisco Carmona Solís

 

 

 

Varias veces hemos dicho que la mejor ciclista mexicana de todos los tiempos ha sido sin lugar a dudas, Nancy Contreras Reyes, quien se especializó en pruebas de pista, en especial 500 Metros contra reloj y Velocidad Scratch o Sprint, como se le llama ahora y que fue uno de los descubrimientos de Dusan Sverenina, quien llegó a trabajar a México como auxiliar de Kamil Hatapka, quien fue técnico nacional en los tiempos en los que Guillermo Gutiérrez Molina fue titular de la Federación Mexicana de Ciclismo.

 

Fue esa una gran época del ciclismo mexicano, tal vez la última, porque surgieron corredoras sobre todo, además de algunos varones, de mucha calidad. Y tan buenos eran Hatapka y Svarenina, que a Eduardo Graciano se lo llevaron de la ruta a la pista para hacerlo campeón nacional de los 4,000 metros de Persecución individual, rompiendo las marcas que años antes había establecido el inolvidable Radamés Treviño y que se suponía, iban a perdurar mucho tiempo.

 

No sólo eso, Graciano llegó a ser Campeón Panamericano y se convirtió en uno de los mejores del mundo en su especialidad. Pero si no llegó más lejos, fue porque cuando Memo dejó el mando y Kamil recibió las gracias, con sus auxiliares, entre ellos Dusan, la atención brindada a esos corredores y a la pista, se desvanecieron.

 

Fue la triste época en la que Herón Soberanes no hizo mucho en el ciclismo como titular de la FMC y prácticamente delegó la autoridad en los politos, entre ellos Julio Munguía, quien fue un muy buen ciclista de pista, pero un pésimo dirigente de su deporte.

 

Nancy en esa época sobrevivió gracias a su calidad, lo mismo que Belém Guerrero, otra de las estrellas del pedalismo nacional. Y volvieron a resurgir hasta la administración de Gutiérrez Martínez, quien se preocupó por darles a los corredores mucho fogueo, sobre todo en Europa y en especial, a los pisteros. Surgieron varios valores, como los hermanos de Nancy, Juan José y Mario Contreras, y otros.

 

Se llamó al español Cabeza de Vaca para ser entrenador nacional, con una psicóloga y con el fogueo, la fórmula funcionó muy bien. Belem y Nancy destacaron mundialmente y fueron ganadoras de varias justas de Copa del Mundo y ganadoras de medallas de oro.

 

Pero Nancy fue sublime y alcanzo plenitud al ganar el título mundial de los 500 Metros y bronce en Sprint. Fue la primera mexicana en conquistar un mundial en prueba olímpica y bronce. Hasta la fecha, nadie ha podido igualar esas proezas. Belem llegó a ser plata Olímpica.

 

Pero si Nancy no llegó a medallista olímpica, se debió a que el ciclismo fue afectado por el tristemente célebre Nelson Vargas, cuando llegó a la CONADE y por rencillas personales contra Gutiérrez Martínez, prácticamente cerró el presupuesto a esta disciplina, que dejó de seguir con sus fogueo europeo, liquidaron a Cabeza de Vaca y a la psicóloga e hizo hasta lo imposible para que Nancy no fuera a Sydney, al margen de los errores que pudo tener Guillermo.

 

Lástima.

 

 

SPRINTS

 

Cabe señalar que en tiempos de Gutiérrez Martínez destacaron también Luz Daniela Gaxiola y Maary Frany Fing, quienes llegar a ser campeonas de Copa juveniles de Velocidad por equipos, con marca mundial inclusive…

 

Por si todo eso fuera poco, Nancy corría en pruebas de ruta, sobre todos circuitos, donde triunfó en muchas ocasiones, sobre todo aprovechando su indiscutible velocidad en el sprint…

 

Por ahora, la mejor ciclista mexicana es Ana Teresa Casas Bonilla, quien además, para gusto del columnista, es muy completa, porque lo mismo gana en pruebas de montaña, que en pista y en ruta…

 

No hace mucho, Tere fue tercera (su primer podio del año) en Montaña, tras haber cumplido apenas el compromiso de estar en la ruta de la Vuelta a San Luis, en Argentina…

 

Y amigos, hablaremos más de todo esto, en próximos espacios…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *